DLA - Especial | 13/08/2017 | 1:00 am
Oposición se resquebraja ante escenario comicial
El “espinoso” camino electoral

Ecarri cree que Venezuela atraviesa también una “guerra de posiciones”, en la cual hay dirigentes que se oponen a participar en el proceso eleccionario.

Gráficas: Referencial

Un sector bastante crítico de la oposición cree que llegó el momento de desconocer a una “falsa oposición”, la cual considera como “la salida” la cohabitación con el chavismo. “Participar en estas elecciones (regionales) es hacer ‘gobierno’ con esta tiranía (…) no queremos pacto de gobernabilidad con un sistema que ha destruido a una nación. Hoy nuevamente vemos la traición del statu quo MUD-Psuv (…) El país grita transición y no traición”, dice Juan Carlos Díaz, joven articulista y activista político

Alexander González.-

Cuando desde Acción Democrática (AD), el secretario general nacional de esa organización política Henry Ramos Allup, anunció al país que el partido blanco participaría en el proceso electoral para escoger los gobernadores de los 23 estados de Venezuela, generó un terremoto dentro de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en quienes defienden la idean de participar en el evento comicial y los que se oponen.

“Allup no estaba jugando posición adelantada sino reafirmando una cuestión principista. En efecto, AD no tiene dos agendas, sino la defensa irreductible de la soberanía popular que se expresa a través del voto y… Punto”, así lo considera Antonio Ecarri Bolívar, columnista de El Nacional y vicepresidente de la tolda blanca.

Ecarri explica que AD no anda buscando “repetir” en Venezuela los “arcaicos y salvajes” asaltos al poder. “Por eso nos opusimos a esa idiotez llamada ‘gobierno paralelo’, que al ser mencionado - incluso de manera aislada y marginal por alguien desautorizado - provocó la airada reacción de Estados Unidos que lo rechazó enseguida y con todas sus letras, a través del secretario adjunto del Departamento de Estado para América Latina, Michael Fitzpatrick”.

No quieren un golpe

El alto dirigente blanco insiste que cuando le han solicitado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) que se pronuncie, no lo hacen llamando a un golpe de Estado, sino a que asuma su rol constitucional de defensa de la Carta Magna y sus principios fundamentales, que a su criterio han sido violados “metódicamente” por el gobierno de turno.

“Nos referimos, obviamente, al golpe de Estado continuado contra la democracia que ejecuta este régimen cuando de manera sistemática el CNE, ilegalmente, les prorrogó el mandato a los gobernadores por un año; impidió, fraudulentamente, la celebración del referéndum revocatorio del mandato del Presidente con siete decisiones de tribunales penales incompetentes en la materia y la guinda que adorna la torta delincuencial: la convocatoria del Presidente, sin consultarle al pueblo, a una constituyente que nació muerta y que, lejos de resolver la terrible crisis que vivimos, la va a incrementar de manera escandalosa”. 

“Época oscura”

Para Ecarri, no hay dudas de que el camino es difícil, “espinoso”. Detalla que deben enfrentarse a una “montonera” que ha regresado a Venezuela - políticamente hablando - a la época “más oscura de nuestra convulsionada historia”.

“Exactamente al momento en que Acción Democrática le tuvo que pedir a las Fuerzas Armadas, en 1945, que quitara de en medio un gobierno que se oponía a entregarle al pueblo su soberanía, que se le había negado desde que existíamos como nación. No fue un simple golpe de Estado, sino una verdadera revolución que le entregaba al pueblo, por vez primera, la responsabilidad de decidir su propio destino. Y eso es lo que hoy vuelve a estar en juego en Venezuela, setenta años después”.

Sin alternativa

Para el adeco, no hay otra alternativa que “combatir” al gobierno de Nicolás Maduro desde una “espinosa” trinchera, con el arma – que a su juicio - más le teme: la electoral y democrática. “Le teme (el gobierno), no porque sea un arma de fuego lo que los amenaza, sino todo un pueblo que se pronunciará por su salida, antes de acabar con lo poco que nos queda de entramado institucional”.

Guerra de posiciones

Ecarri  cree que Venezuela atraviesa también una “guerra de posiciones”, en la cual hay dirigentes que se oponen a participar en el proceso eleccionario. Desde su óptica los demócratas acabaron de dar una “demostración evidente” de que las masas populares acompañan a las fuerzas opositoras a través del voto de más de 7,5 millones de conciudadanos.

“Ese es nuestro ejército, que ahora lo llevaremos a conquistar ‘la colina’ de las gobernaciones de estado, para continuar con la próxima ‘montaña’ de las 335 alcaldías, para finalmente sacarlos de Miraflores derrotando al candidato que presente el Psuv. Ojalá sea el mismísimo Maduro, para propinarle la paliza electoral más grande de la historia venezolana”.

Conocen las dificultades

Insiste que aunque conocen “las dificultades” que enfrentan, eso no los puede inhibir. Está seguro que el gobierno hará todas las “trapisondas y arbitrariedades inimaginables” con el objetivo de frustrar la consulta popular, es por ello que AD decidió por el “camino espinoso”. “Pero debemos llevar a esta montonera, apertrechada con armas legales e ilegales, al campo de batalla donde tenemos la ventaja comparativa de los votos frente a las balas”.

¿Transición o traición?

Después de casi cinco meses de protestas opositoras continuas en todo el país, las fuerzas políticas que se oponen al gobierno de Nicolás Maduro han dicho que “la salida es electoral”.  

Juan Carlos Díaz, articulista de El Nacional, considera que la condición actual está dada para iniciar “el proceso de transición” – que a su criterio – fue un mandato que dio el pueblo en 2015 cuando se eligió la actual Asamblea Nacional, en la cual afirma, cada diputado se comprometió con la renovación de los poderes públicos; y ese mandato político, insiste, fue ratificado el pasado 16 de julio en la llamada consulta popular o “plebiscito”.

“Como repuesta a este clamor, la cúpula de la MUD nos anuncia que participará en las ‘elecciones’ regionales. Sin duda alguna esto representa una cachetada para los ciudadanos que hemos dado todo en las calles. Ellos argumentan que no deben perder espacios y por eso participarán en el proceso convocado por el CNE. Pues bien, desde 2004 hemos presenciado la mayor cantidad de fraudes que ha perpetuado Tibisay Lucena. Año 2013: Capriles desconoce los resultados y Maduro se compromete a contar los votos; al siguiente año este se juramentó y el reconteo de votos no se realizó. Año 2015: la MUD gana mayoría calificada en la Asamblea Nacional; meses después se aniquila el Parlamento quitándole todas sus funciones, persiguen a alcaldes, encarcelan gobernadores, los diputados que elegimos no fueron capaces de defender a tres diputados sacados a las patadas de la AN y ahora nos vienen a decir que van a ‘elecciones’ para ocupar espacios. ¿Esto es en serio?”.

Díaz critica que “la cúpula de la MUD” en el 2014 “apaciguó la calle asistiendo a la estafa de diálogo”, y en 2016 entregó el revocatorio con aquello que Chúo Torrealba denominó como un “prediálogo”. “En 2017 el país se rebela, el mundo desconoce la tiranía y los personajes nos vienen a decir que debemos participar en unas elecciones. Esto tiene un solo nombre y se llama complicidad, colaboracionismo. De transición se ha convertido en una traición para todos los venezolanos”.

El crítico columnista cree que llegó el momento de desconocer una “falsa oposición”, que a su juicio dice que “la salida” es cohabitar con el sistema. “Participar en estas elecciones es hacer ‘gobierno’ con esta tiranía: un gobernador le rinde cuenta al Ejecutivo y este depende de los recursos que el presidente le apruebe. Nosotros no queremos pacto de gobernabilidad con un sistema que ha destruido a una nación. Hoy nuevamente vemos la traición del statu quo MUD-Psuv, ellos pretenden repartirse cuotas de poder mientras los venezolanos comemos arroz picado. El país grita transición y no traición”.

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0