DLA - Especial | 11/08/2017 | 3:15 pm
Boconó ejemplo de comunidad activa y solidaria
Acción Social: “Donde hay voluntad, hay camino”

“El trabajo siempre fue en equipo, nadie fue más ni menos importante. Nos encantaba Acción Social. Barríamos un corredor porque no teníamos empleados, igual preparábamos comida, celebrábamos cumpleaños y le hacíamos serenatas al Niño Jesús”.

Gráficas:

Doña Lourdes Dubuc de Isea fue la motivadora a un trabajo social de grupos especiales, primero sólo de mujeres, que entendieron el valor de las conversaciones y las transformaron en acciones

Karley Durán. CNP: 23.921 // [email protected] // @karley_ale.-

En Boconó la gente siente profundamente los hechos que ocurren y tal parece que a mediados de la década de los 50, hombres y mujeres de reputación intachable y abundancia de corazón, adoptaron la célebre frase de la antropóloga cultural Margaret Mead, “nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, sólo eso puede lograrlo”.

Una Acción Social

Con identidad y querer hacer, de la mano de la hoy cronista del municipio, Doña Lourdes Dubuc de Isea, madre de varios proyectos, mujeres consideradas sus alumnas, un día de enero de 1964 decidieron agruparse desde el periódico Tiempo y Letra y el Ateneopara comprometer voluntad, ocio y recursos en favor de causas educativas, culturales, recreativas y socio asistenciales emergentes.

Todas jóvenes, en su mayoría amas de casa, evaluaron la ciudadanía, sus necesidades y aportaron grandes ideas que constancia se convirtieron rápidamente en realidades. “Éramos jóvenes y poco preparadas para acometer ese trabajo, sin embargo, gestionamos un curso de voluntariado impartido por la doctora Luisa Amalia Sosa de Vegas, fundadora de la Escuela de Trabajo Social en Venezuela. Entendimos que no era dar comida o ropita porque eran paños de agua tibia. Visitamos a Don Perpetuo Clavo Carrillo y él nos donó los terrenos, con la condición de no celebrar la piedra fundacional sino la última para darnos la titularidad de las tierras”, recuerda la profesora Gladys Mendoza de Gonzalo.

Desde entonces, a través de asesorías de varias instituciones y la creatividad de las voluntarias se estimularon programas dirigidos a la mujer y a los niños: Taller de Costura Paraca y Costurero; Centro de Capacitación Femenina (talleres de asistencia jurídica, nutrición y dietética, alfabetización y cursos de floristería, repostería, primeros auxilios, bordado y tejido); Centro Recreativo Infantil, que en breve contaría con la Biblioteca Infantil Luisa Amalia Vegas, Biblioteca Circulante La Flor del Olivar, Cine Club, Ajedrez, Conjunto Musical Los Cocuyos, Teatro, Gimnasia Rítmica. Formación de recreadores, visitas guiadas, aventura de vacaciones y ayudas humanitarias (atención Integral del niño campesino; escuelas rurales) y mucho más.

Instituciones emergentes

El éxito de Acción Social lo convirtió en un espacio para acoger y hacer prosperar otros proyectos ambiciososen suelo boconés. En 1971, el mismo equipo de personas preocupadas por Boconó fraguaron la Casa Hogar San José, proyecto liderado por la doctora Carmen Leonor de Calderón y, durante los ocho años siguientes, las voluntarias notaron la incomodidad con que mercadeaban sus productos los campesinos de Boconó y plantearon la situación al Dr. Luis La Corte, entonces presidente del Instituto Agrario Nacional, quien en terrenos donados a los campesinos por el filántropo Don Francisco Gonzalo Gabaldón, autorizó el inicio de una afanosa edificación que culminó en 1979.

Se trataba del Centro de Servicios Campesinos Tiscachic, el cual hoy día presta innumerables servicios a los pequeños productores agrícolas y pecuarios; a compradores y usuarios de la ciudad y otras localidades vecinas. Con la visión de ser “todos hermanos”, el proyecto incluyó el Centro de Servicios Múltiples, patios y locales para la comercialización de cultivos, una plazoleta para negocios pecuarios, un comedor popular, áreas para el acopio de artesanías, un museo, oficinas al servicio del campesino y habitaciones para los mismos.

Se promovieron fiestas folclóricas de la región como rosarios cantados, serenatas del Niños Jesús, pastores de San Miguel y merengues campesinos. Las dos primeras aún se mantienen. El propósito es preservar la integración de las parroquias campesinas y urbanas para propiciar entre ellas la relación, cooperación y asistencia mutua; para que haya una comercialización justa de productos e insumos agrícolas, sin embargo, el desarrollo poblacional del municipio exige ampliar estos espacios descuidados por el Estado y los entes competentes. Las instalaciones se han deteriorado y la anarquía reina en el lugar.

Un año trágico

Creado el Tiscachic, en 1981 Boconó vivió un año trágico a consecuencia de la inundación de vastos y terribles alcances; pero Acción Social se constituyó en una entidad central para coordinar las acciones generosas que boconeses de todos los lugares del país enviaban a sus coterráneos. Se puso de manifiesto que el trabajo voluntario ha de ser desinteresado, solidario y discreto.

El profesor Henry Torres en entrevista con Michele Roche afirma: “(…) todas las instituciones sólidas tienen que demostrar su capacidad para repensarse. Puede pasar por momentos malos y puede volver a reflotar con mayor amplitud en el futuro, pero lo más importante es que ni su nombre ni su espíritu mueran (…) la única manera de saber si un proyecto sirve es que quien lo fundó desaparezca y el proyecto continúe (…)”.

Prosperó Amigos de Boconó luego transformado en Asociación Civil Museo Trapiche de Los Clavo, otro movimiento histórico promovido por la voluntaria Gladys Mendoza de Gonzalo para gestionar recursos, restaurar el museo y adquirir la propiedad del terreno; de donde surgió el proyecto de expansión: Biblioteca Pública Isaura Saavedra, Orquesta Juvenil, Cooperativa del Café, el Jardín Botánico, Posada Escuela, Teleboconó y Casa Artesanal. También se creó Acción Voluntarias de Hospitales, en 1996 la Escuela Elvira Parilli de Sénior Fe y Alegría y en el 2000, iniciando el siglo XXI, la Sociedad Anticancerosa filial Boconó.

A.C. Eladia Bezara de Sénior

Cabe destacar que en 1983 con apoyo de Don Gonzalo Sénior Parilli, se construye el Preescolar Elvira Parilli de Sénior que después por decisión de él mismo fue donado a Fe y Alegría, institución que ahora ofrece estudios de primaria y cuyos resultados han sido exitosos. Ese mismo año se concreta la Biblioteca Luisa Amalia de Vegas; seis años después la Asociación Civil Eladia Bezara de Sénior “Un compromiso con la esperanza”, para programas como: revalorización de la vivienda campesina, unidades de producción familiar, proveeduría familiar, fogones de leña mejorados, cestería y más.

Actualmente busca crear en conjunto con Fe y Alegría un Centro Educativo para los Oficios, El Arte y el Emprendimiento en el Centro Profesional y Comercial “Don Gonzalo Sénior Parilli”; esto con el fin de ofrecer clases de alta calidad, por ejemplo de informática, chef, alta costura, repostería… para jóvenes vulnerables y adultos con deseo de emprender.

Mientras que para la motivadora de todo, Doña Lourdes Dubuc, “ahora el camino se perfila hacia la consolidación de un voluntariado expresivo con ideas novedosas y fecundas”. Refiere a que se planificó un proyecto de calidad socio asistencial, “a la voluntaria Sémida Rosa Toro Barazarte le preocupaba la condición y situación de las ancianas agobiadas y desvalidas. Para ellas destinó su casa como refugio y resguardo. No hay duda de que una nueva cohorte de voluntarios y voluntarias harán causa común de una propuesta que concede prioridad a quien más lo necesita”.

Institución ejemplar

Acción Social es la satisfacción de haber mantenido una agrupación en la cual el trabajo voluntario ha cohesionado a un grupo de mujeres encaminadas a ser útiles, a cooperar en la medida de sus posibilidades para mejorar situaciones críticas, a mantenerse vigorosas frente al futuro y a alimentar la esperanza de que la institución perdure.

En esta casa el equipo comprometido con Boconó realizaba sus reuniones y fue el lugar donde funcionó en su apertura y por varios meses el Ateneo.