DLA - Información | 20/04/2017 | 1:00 am
En el barrio San Carlos temen que grupos armados puedan volver
Vecinos “dudan” de versión policial sobre hechos donde murió joven tachirense

En el lugar el cuerpo de CICPC hacia sus labores de investigación

Gráficas: Luis Parada

Aseguran que los civiles armados en motos tenían armas de fuego que accionaron en varias oportunidades y denunciaron que estos habrían recogido los casquillos que quedaron en las inmediaciones de la plaza San Carlos conocida como Las Palomas

María Gabriela Rangel/ @MaríaG_Rangel / [email protected]

Vecinos del barrio San Carlos en la ciudad de San Cristóbal estado Táchira, específicamente quienes habitan en las inmediaciones de la plaza San Carlos o Las Palomas, en donde la tarde del miércoles asesinaron a una joven de 23 años de edad tras las protestas que se registraban en el sector, manifestaron tener dudas sobre el reporte policial en el que se acusa como autor del homicidio al ciudadano Iván P., quien presuntamente habría disparado desde la azotea de un edificio, causando la muerte de la ciudadana; y aseguran que fueron civiles armados a bordo de motocicletas quienes habían cometido el delito.

Señalaron que si hubo tales disparos desde la azotea del edificio, habrían sido para defenderse del grupo de civiles armados, que habrían matado a Paola Ramírez y denunciaron que antes de retirarse del lugar, los motorizados presuntamente recogieron los casquillos de las balas.     

“La mataron los motorizados”

Con mucho temor, quienes se atrevieron a dar declaraciones sobre lo ocurrido la tarde del miércoles, prefirieron no identificarse, ya que creen que podrían ser víctimas del grupo armado que se hizo presente en el sector.

“Aquí todo estaba tranquilo cuando ellos llegaron... eran muchos, entre 30 y 40 motorizados. La muchacha que falleció estaba aquí en el parque, yo la estaba viendo por mi ventana, ella estaba sola. Se quedó allí escondidita, no sabía qué hacer porque todo el mundo corría y le grite que le avisaría si se iban para que ella saliera, pero no se fueron, ellos se regresaron, tuve que trancar la puerta”, lamentó.

Relató que cuando pudo asomarse por una de las ventanas vio a la joven aún con vida esperando en la plaza que los grupos armados se fueran, mientras tanto, estos habían robado a las personas que estaban cerca del lugar e inclusive se metieron a una casa de donde extrajeron varios equipos.

“Un grupo que subió por la otra cuadra se dio cuenta que ella estaba allí, se acercaron a ella y le robaron todo y la dejaron ir, pero cuando el tropel de motos arrancó le dispararon a la muchacha. (…) nosotros escuchamos las detonaciones, nos metimos y no supimos, pensé que la habían  tiroteado  porque eran muchos tiros (…) cuando abrimos la ventana si, estaba muerta”.

Denunció que varias personas de la zona pudieron observar cómo los motorizados armados recogían los casquillos de las balas que habían disparado en el lugar, lo que calificó como un descaro.

“La mataron los de las 40 motos, quien de los 40 fue no sé (…) ellos fueron las que la mataron, ellos en principio la dejaron ir, si, porque yo escuche cuando le dijeron déjenla ir, circule, circule, pero la chama estaba llena de terror, ella corrió pero no sabía para donde correr (…) corrió hacia allá, se puso las manos en la cabeza y ahí me metí porque comenzaron a disparar… le dispararon hasta al edificio y ellos a algo más le dieron aquí que nos quitaron la luz”.     

Asimismo denunció que mientras que estaba la policía en el lugar recogiendo el cuerpo de la joven, “los colectivos estaban aquí abajo –en la otra cuadra-”.

Indicó que no da su nombre porque tiene temor que le hagan algo quienes denominó como colectivos. “Ellos nos señalaron a quienes estábamos aquí sobre todo a los que estaban en los edificios, porque muchos manifestantes se resguardaron allí de ellos”.    

Explicó además que desde el momento en que levantaron el cuerpo de la muchacha, el Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas –Cicpc- comenzaron  las experticias propias del caso.

“Cuando llegó la PTJ -Cicpc- les dije que no iban a conseguir los cartuchos, porque los motorizados recogieron todo, fueron inteligentes, era como si recogieran caramelos. Dio mucha impotencia porque uno vio el descaro, recogían y recogían”, rechazó.

Aseguró que la comunidad de la zona tiene temor porque los que iban a bordo de las motos los señalaron y piensan que pueden volver.  

“Tenemos miedo que vuelvan, eran como 40 motos, armados, con walkie talkie -radio-difusión portátil-, eso sí lo sabemos, uno lo vio… yo me alarmé. El Cicpc tocó las puertas buscando testigos y yo lo que dije fue que lo que sabía es lo que sabemos todos, nadie se va a atrever a hacer una declaración formal, nadie lo va a hacer porque son colectivos y saben dónde vivimos (…) los videos están allí, se ve clarito, que digan que un francotirador… nada, ahí en el video sale cuando le pegan el tiro (…) que un francotirador, eso es mentira”, lamentó.  

Tenían los rostros cubiertos

Por otra parte, un señor que habita en la zona señaló que vio las armas y los motorizados apuntando a la gente, asegura que eran armas cañón largo, tipo revólver, “no eran automáticas”.    

“Yo vi cuando los tipos apuntaban con la pistola, apuntaban a la calle, vi las armas, las ráfagas de disparos, y cuando cayó la muchacha. Nosotros le estábamos gritando que se tirara al piso, y yo pensé que se había tirado al piso, y cuando vi que no se levantó pensé que estaba en shock pero cuando fueron a recogerla vieron que le dieron un tiro por un costado… dicen que en la cabeza porque planificaron para decir que fue un tiro de arriba”, explicó.          

Señaló que al momento en que matan a la joven hubo mucho pánico entre la gente, corrían para intentar auxiliarla, pero ya todo era en vano.

Indicó que los motorizados tenían sus rostros tapados con franelas y solo les gritaban que se fueran.

Asimismo, un habitante de la calle 14 que se identificó como Enrique Lozada, manifestó que antes de que el grupo de motorizados se concentrara en la plaza Las Palomas, pudieron escuchar varias detonaciones que venían del parque Garbiras, en donde había un grupo de personas manifestando.

“Luego de eso ese grupo se paró aquí, se estacionó, y duraron un largo rato, se escucharon detonaciones y después de eso intentaron venirse hacia la carrera 11 con calle 14 y volvieron las detonaciones y se fueron huyendo. Ya la chica lamentablemente estaba muerta, murió en la calle 12 entre carreras 12 y 11”.

Indicó que él logró visualizar a más de 12 motorizados, pero no pudo ver las armas que presuntamente portaban.    

“Supuestamente al que están acusando de que disparó, no tenía posibilidades de herir a la chica porque el disparo dicen que fue de aquí, a más de 200 metros. Si es disparo creo yo que fue en defensa, porque los motorizados querían venirse para acá a las carrera 11 con calle 14 que era donde habían manifestantes”.     

Manifestó que no conoce al ciudadano que es señalado como autor del homicidio, y según la información que maneja, en el edificio desde donde habría disparado, sólo tenía una oficina.      

“Parece que él no estaba en el momento, como a las 10 de la noche le avisaron que había un grupo de gente violentando la puerta de su local y él se vino y se lo llevaron detenido. En la tarde, hubo muchas detonaciones, había confusión”.