DLA - Agencia | 12/06/2017 | 8:40 am
Cuando el odio invade la política
Por Alexander González.-

El discurso violento da licencia para la agresividad política. Especialistas sociales advierten que así como ya el venezolano se ha “acostumbrado” a la violencia criminal y la impunidad, puede terminar aceptando como “normal” las confrontaciones violentas ante posiciones políticas.

La política del odio invade al mundo, escribió hace un tiempo en el diario El País de Madrid, el politólogo español José Ignacio Torreblanca, quien destaca que hoy el populismo no es un fenómeno extraño para el mundo, estos - a su criterio - están a la orden del día y se mueven en una dinámica agresiva y pasional. “Su eje no es el pensamiento, ni siquiera el sentimiento, sino las vísceras. No les interesa la convivencia, prefieren la destrucción del otro”, alerta.

Es por ello que el escritor Augusto Trujillo Muñoz mantiene la tesis de que – por ejemplo  - el presidente Donald Trump quiere que los gringos vuelvan a ganar guerras mientras que el presidente venezolano, Nicolás  Maduro, trabaja para establecer el delito de opinión. “Entre unos y otros no hay diferencias desde el punto de vista moral”, añade.

Para    Trujillo, los populistas son tribales y autoritarios, no entienden la pluralidad. Ven en el otro un enemigo, y en Venezuela abundan los dirigentes y funcionarios políticos populistas. Los pluralistas, en cambio, aceptan la legitimidad del adversario, como insiste el papa Francisco, apuestan por el diálogo inteligente. “Aquellos (los populistas) son propensos a usar la cabeza para embestir (…) Si en una sociedad plural la política no puede construir consensos entre personas y grupos diversos, la culpa no es de la política sino de los políticos. Habría que cambiarlos. Por fortuna el pueblo es superior a sus dirigentes”.

Tiempos de crisis.- El psicólogo Pedro Pablo Vera explica que las condiciones que atraviesa Venezuela son las causantes de la actitud agresiva del venezolano. Pasar horas en una cola a la espera de comprar aceite, un paquete de harina de maíz o de arroz, soportar malos tratos por parte de los conductores de las unidades del transporte público, no tener el dinero suficiente para pagar los gastos de la casa, entre otras circunstancias, explican el comportamiento agresivo de las personas en las calles del país.

“Es natural”.- Vera detalla que las condiciones que atraviesa la nación son las causantes de la actitud agresiva del venezolano. Agregó que la conducta de los políticos también genera irritabilidad en la población.

“Desde hace más de 14 años vemos que el lenguaje de los dirigentes se basa en los insultos, y se supone que estos son modelos a seguir para la población. Entonces, es natural que los ciudadanos reaccionen con molestia si tienen ese ejemplo de violencia todos los días”, cuestiona.

Discurso violento.- Pedro Pablo Peñaloza, articulista de El Universal, sostiene que “normalmente” en época de campaña electoral los ánimos se exaltan; sin embargo, en tiempos no electorales pero de aguda confrontación política, los ánimos se desbordan ante las posiciones ideológicas, como es el caso actual de Venezuela.

Peñaloza cita a la profesora Mariana Bacalao, quien observa que existe “una suerte de licencia” de parte del Ejecutivo que permite atentar contra el rival político, que es identificado como “enemigo del pueblo” y principal causante de los males que agobian a la ciudadanía.

La experta en comunicación política sostiene que esta “propaganda negra”, que deshumaniza al contrario y lo presenta como miembro de una “trilogía del mal”, obedece a un plan cuyos resultados son los excesos cometidos hasta ahora.

Bacalao advierte que así como ya el venezolano se ha “acostumbrado” a la violencia criminal y la impunidad, puede terminar aceptando como “normal” las confrontaciones violentas ante posiciones políticas. “Deberíamos vernos en el espejo de Colombia. Una vez que arranca una espiral de violencia es difícil detenerla”, alerta.

Nueva división.- En estos momentos Venezuela migra desde una “democracia con instituciones no separadas” hacia un “sistema represivo”, evalúa Daniel Varnagy, doctor en Ciencias Políticas y profesor de la Universidad Simón Bolívar.

A juicio de Varnagy, el incremento del descontento social conduce a una nueva polarización, que supera el antagonismo entre chavistas y antichavistas para sustituirlo por el de opresores y oprimidos.

“En ese grupo de oprimidos hay opositores, ni-ni y gente que apoyaba la revolución. Antes el Gobierno podía ser mucho más autoritario por la vía del discurso y eso bastaba en ciertas esferas, pero ya va hacia opciones de represión política”, describe el académico.

Varnagy indica que ante la caída de la esperanza y el aumento del malestar popular, modelos políticos como el que se impone en el país se ven obligados a aplicar mano dura para evitar que las aguas se desborden. “Cuando las promesas no satisfacen las necesidades de las personas y la ideología satisface cada vez menos, tienes que tomar acciones que garanticen mantener el control político. Eso ha ocurrido en regímenes de extrema derecha y de extrema izquierda”, concluye.

¿Así son los héroes?.- En Venezuela se observa a un gobierno hablando de paz, mientras niega la existencia de colectivos con licencia para delinquir; además de no aceptar la mala praxis de los cuerpos de seguridad en el control de manifestaciones públicas, que ya – lamentablemente – ha arrojado víctimas mortales.

En el otro lado de la acera en los últimos días se aprecia con preocupación - ante las casi inexistentes ventanas de expresión democráticas - que la quema de carros, buses, árboles, sedes policiales, militares, comercios, de instituciones financieras y gubernamentales, el trancar calles a lo arrech… el matar a un funcionario, el taparse la cara con capuchas como un delincuente, se está vendiendo en la Venezuela del Siglo XXI como actos “heroicos”. En otras palabras, están proliferando los antivalores como conductas “heroicas”. Si la dirigencia opositora “educada" permite y/o aúpa estas acciones, no nos queremos imaginar lo que haría el chavismo radical ante la posibilidad de convertirse en oposición. ¡¡¡Ave María Purísima!!! Que Dios nos agarre confesados

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions