DLA - Agencia | 3/04/2017 | 9:55 am
Médicos entran por nuevo filtro de control estadal
Publicado en Los Andes Semanario del Táchira edición 61 por Judith Valderrama.-

Los profesionales de la salud deben registrase para ejercer en el país, también a sus consultorios cada vez que alquilen o compren uno, aparte del registro de la clínica donde funcionen. El Colegio Médico no comparte  la medida, la juzga inoficiosa, porque ya los galenos están registrados en el MinSalud y dice que todo apunta a ser una medida de control

Médicos acuden a inscribirse en el Servicio de Contraloría Sanitaria porque es  requisito de ley  (2015) para ejercer en Venezuela, los detractores del proceso dicen que es más dominio  del Estado y recuerdan que en Cuba en el año 2015 se agudizaron controles para la salida de los galenos de ese  país y se pretende lo mismo en Venezuela, ante el éxodo masivo de profesionales del área. El gobierno asegura que el registro es un proceso sencillo y revaloriza la función médica y de salud, citan el intrusismo que se ha detectado, incluso con presencia de casos de médicos falsos, argumentando que el registro es garantía también para el paciente de que está en manos de profesionales fiables.

El proceso sigue su curso y médicos con décadas de graduados y los más nuevos asumen la nueva exigencia del gobierno, se inscriben. En Táchira no es una información que manejan la mayoría de los profesionales quienes aún tienen dudas sobre el proceso,  de acuerdo a lo que manifiestan  algunos, refieren desde el Colegio de Médicos de la región.

Los  médicos más jóvenes, en un gran porcentaje aspiran irse del país de acuerdo al presidente de la Federación Médica, Douglas Natera, por eso  prefieren no registrarse, algunos temen  tener más trabas para poder emigrar cuando lo deseen, aun cuando no se conocen denuncias de restricciones  derivadas del registro de Contraloría Sanitaria.

No sólo los médicos son quienes tienen que cumplir con el proceso, sino todos los profesionales de la salud incluyendo enfermeras, bionalistas, farmacéuticos y odontólogos.

El Registro revaloriza la función médica

El director estadal del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria (SACS), Milton Bracamonte explica que no se trata de una cacería de brujas como  han estimado algunos detractores sobre del registro obligatorio en el SACS,  al contrario, buscan brindar garantías de servicio eficiente  y que los  pacientes estén en manos de médicos y especialistas comprobados. “Se creó un boom de  abrir clínicas  en la región, sin tener las condiciones apropiadas...  y de ser un servicio pasó, en muchos casos, a ser un comercio, sin ser sometidos a normas que regulen funcionamiento de la estructura y del profesional. Hemos conseguido profesionales que  dicen ser médicos y hasta el momento no han podido justificar de dónde vienen sus títulos”.

La Controlaría Sanitaria funciona en la región desde el año 2015, desde entonces está al frente Bracamonte, quien sostiene  que en ninguna parte del mundo hay un ejercicio libre como tal, “todo tiene una regulación. Yo recuerdo cuando cerramos la clínica de San Antonio salieron titulares en Colombia que decían de que se estaban aplicando métodos de  contra de centros de salud, pero nuestros procesos son transparentes y todo está documentado,  en el caso del registro de profesionales de la salud sólo deben inscribirse en la página web del SACS,  luego entregar un disco compacto con los datos y  documentos, el funcionario luego comprobará la legalidad de los documentos y  el usuario pueden imprimir su registro”.

Para el funcionario el proceso de registro  creo al principio, una sensación  de que era persecución pero asegura que  ya se entiende que es un proceso  que  los revaloriza como profesionales,  “porque hay muchos colegas  suyos que están haciendo mal uso de su profesión”.

-¿Qué sucede si el médico no se registra?

-“Si no está registrado se le abre un procedimiento administrativo a la  clínica que lo ocupa y otro al médico por ejercer sin cumplir la norma: “En La Fría conseguimos un médico que al pedir registrarlo  no volvió a aparecer”.

-¿Los médicos de la Misión Cubana en Venezuela también les exigen inscripción el SACS como al resto de médicos  del país?

-“Es un acuerdo especial del convenio Cuba Venezuela, pero tenemos también acercamiento con ellos y les dejamos su recomendaciones”.

-¿En el caso de la titularidad  de los médicos cubanos cómo  es el manejo?

-“Nos apegamos a ese convenio. La intención de nosotros es hacer función como un maestro, no somos represivos, pareciera, pero estamos cumpliendo lo que está establecido en las leyes”.

 “Es un control más y de paso  inoficioso”

“Contraloría Sanitaria era para otra cosa, ahora también debemos inscribirnos en ese organismo, es un proceso innecesario porque  una vez se tiene el título el médico se registra en una notaría y un registro público, se  inscribe luego  en el Ministerio de Salud  donde le dan una matrícula provisional para poder cumplir con el año de rural, se vuelve al ministerio para que le den la matrícula definitiva  con la que se puede ejercer, se inscriben después en el Colegio y la Federación Médica y con todo eso, queda totalmente documentado el ejerce legal, y toda la vida lo hemos hecho así”, narra la presidenta del Colegio de Médicos del Táchira Nelly Núñez.

Explica que después de 45 años de graduada confirmado y  reconfirmado  que es médico, debió inscribirse en el SACS porque la clínica donde trabaja exigió la certificación de registro como profesional de la salud, es un proceso sencillo.  pero considera que están haciendo es un control de todos los médicos del país, “pero debería Contraloría Sanitaria  de ocuparse de hacer otras cosas  más, no le vemos la esencia, nos registramos quienes somos legales, porque si no, no podemos ejercer ni siquiera en el consultorio, pero en los hospitales no van a tener una carpetita los médicos con ese registro y no es que los médicos no quieran cumplir, sino que lo ven como un control más y de paso  inoficioso, ganas de perder el tiempo.”.

Para Núñez examinar  los centros de salud pública debería ser más importante para la Contraloría Sanitaria que estar buscando dónde están los médicos, porque en el caso del Hospital Central son muchas las denuncias presentadas por el gremio y los pacientes, sobre el estado higiénico sanitario del centro. 

Deberían también -dijo-  ejecutar mecanismos para brindar mayor seguridad personal a los médicos, ahora SACS se encarga del Artículo 8 (servicio Rural) “y vemos  lo vulnerable de los médicos, como recién pasó en Umuquena del Táchira, ya es cuestión de supervivencia ejercer en el país. Que contraloría controle lo que tiene que controlar y cumpla con sus funciones”.

Cinco cierres de clínicas en Táchira

Más de 70 clínicas existen en la región, pero un gran número  de éstas podrían estar operando sin  su debido registro, ni adecuación higiénica sanitaria

El Servicio de Contraloría Sanitaria, de acuerdo a Milton Bracamonte, cumple otras funciones como la inspección y control de  clínicas, consultorios médicos, funerarias, cementerios, spam,  estéticas, salones de belleza y gimnasios. 

Sostiene el funcionario del SACS  que desde el año 2015  se ha inspeccionado  clínicas que funcionan en el Táchira, y el primer cierre de un centro de este tipo  en  la región, ocurrió ese mismo año,  en la clínica San José del municipio Ayacucho. “No tenían registro para operar como servicio de salud, sólo con un registro de comercio funcionaban, no tenía  estructura, ni permisos sanitarios. Hay dos tipos de clínica la que utiliza quirófano y las que no. Una vez que reciben la conformación sanitaria cada centro de salud, debe acudir a Caracas para lograr su permisología”.

La legalidad del funcionamiento pasa por una revisión exhaustiva de la infraestructura, equipos médicos y procedencia de estos.  En el año 2015, sostiene  Bracamonte que sólo había en proceso de legalización 7 clínicas en la región, de más de 45 registradas.

La segunda cerrada  fue la Clínica  Los Andes en el municipio Bolívar,  donde tenían un laboratorio que no poseía los aparatos para el proceso de purificación de la sangre, previo a ser usada en un paciente: “Se  detectaron altos niveles de contaminación, un pabellón de cirugía junto a limpiadores, los desechos  humanos de las cirugías permanecían un tiempo en la sede del centro. Conocimos que habían fallecido muchos  pacientes y no había registro fiel”,

Los pacientes procedían de Colombia y  Venezuela, por esa razón  Contraloría Sanitaria  instaló   en la frontera una oficina de control permanente porque detectaron  tendencias a esa irregularidad por ser zona  limítrofe.

La Medic Global, en San Cristóbal fue cerrada porque no cumplía con las medidas sanitarias básicas, la cocina estaba en pésimas condiciones, el área de retén o neonatos estaba junto a un baño que servía para guardar productos de limpieza, cuando el niño se agravaba era enviado al Hospital Central.

La Zaragoza en San Cristóbal la cierran por no reunir las condiciones de infraestructura y equipos, no tenía registros actualizados, explica Bracamonte que se reabrió porque se pusieron a  derecho y están en el proceso pleno de legalización.

La clínica Mora  también en San Cristóbal fue cerrada de manera temporal  por no tener sus debidos registros, mientras prosigue una investigación.

Registro es para evitar fuga de médicos

En 2013 Cuba abre el compás de salida de sus ciudadanos por razones personales, pero en el año 2015 los médicos son exceptuados de la norma general y se aumenta el control para su emigración

Un médico venezolano que trabaja para el gobierno y que pidió no ser identificado porque teme represalias, sostiene la tesis que el nuevo registro impuesto por el gobierno a través del Ministerio de Salud y