DLA - Agencia | 3/04/2017 | 10:30 am
Continúa el show en la FVF
Publicado en Los Andes Semanario del Táchira edición 61 por Nelson Altuve P.-

El Movimiento “Somos Vinotinto” trató de paralizar las elecciones alegando irregularidades en el proceso previo, al introducir un recurso ante el Tribunal Supremo de Justicia; pero se les olvidó un detalle. Laureano González se había blindado colocando a Pedro Infante, - dirigente del Psuv y presidente del IND – como miembro principal de su plancha. El TSJ se hizo de la vista gorda

El fútbol venezolano seguirá en el marasmo dirigencial por cuatro años más. A la vergüenza internacional que generó el tema del ex presidente Rafael Esquivel, detenido por el caso “FifaGate”, y las secuelas que esto supuso para el balompié nacional, ahora se suman unas elecciones federativas que quedan “manchadas” por los hechos previos que dejaron con ventaja al ahora flamante jerarca Laureano González y su séquito.

Durante el año 2016, el Movimiento “Somos Vinotinto” recorrió el país llevando un mensaje fresco y renovador, teniendo como cabeza visible al ex seleccionador Richard Páez Monzón, con un proyecto bien sustentado para darle al fútbol venezolano un viraje total, y en ese recorrido sumó voluntades y esfuerzos, generando una matriz de opinión positiva.

Pero ese movimiento no contó con los manejos oscuros y argucias de leguleyos que iban dando pasos por otras vías, para atornillar a los “grupillos” que por años estuvieron alrededor de Esquivel, amparados, por supuesto, por quienes dirigen el estamento deportivo nacional desde el Gobierno y en una campaña soterrada y tras bastidores se hicieron con el voto de asociaciones que “mendigan” pasajes y algunos beneficios para también seguir socavando el fútbol desde sus categorías menores.

A este proceso electoral se le vieron las costuras mientras el balón rodaba por todas las canchas del país. No importaron las propuestas, los proyectos a futuro, los deseos de cambiar y salir del hoyo profundo y oscuro, porque pudieron más los deseos de “atornillarse” en una federación donde se manejan dólares y existen muchas prebendas.

Y a ese “festín” asistieron también otros que si bien de antemano sabían no iban a tener chance alguno, se prestaron para el “jueguito” de González y compañía, a sabiendas que luego vendrían los beneficios. Sin duda que a Laureano, un  viejo “zorro”, le echaron también la mano desde las esferas políticas y la recomendación fue aliarse con alguien “enchufado”. Para ello se acercaron a Pedro Infante, un personaje que como único mérito tiene el ser presidente del IND, y lo acomodaron como vicepresidente de la plancha oficialista, si bien nunca se le conoció ni haber jugado una caimanera.

Los bufones del circo. “Hoy lo que se ha demostrado es que el sistema de elecciones que utiliza la Federación es el mismo desde hace 30 años. Es la misma metodología, han cambiado los nombres pero no el método, no es el modo de operación el que ha cambiado y esa es la mejor demostración de que para elegir a esos representantes al final se vota en una elección totalmente viciada”, comentó Páez sobre los resultados.

Como bufones de un circo fueron catalogados Toni Carrasco y Antonio Cabrujas, que validaron con su participación el proceso viciado. Páez no se guardó nada. El merideño cargó fuerte contra el proceso y su método. “Aparentemente con esos resultados le estamos diciendo al mundo que aquí todo está bien. Yo me niego a creer que estos resultados representan al hombre de fútbol en Venezuela”, acotó.

Pero más allá de eso, la posición acomodaticia de quienes manejan el fútbol a nivel de estados, es cada vez más preocupante porque  siguen convalidando un sistema que ha dejado daños profundos en el sistema del fútbol nacional desde sus categorías menores hasta llegar al pico, donde está la selección.

“No puede ser que aquí no haya ni una institución que haga cumplir la Ley. Uno esperaría que fuese el IND, pero no. Cuando ves la plancha de Laureano, entiendes todo”, dice Richard Páez.

Aquí, la jugada “maestra” del “zorro viejo” funcionó. Teniendo a Infante en la plancha, garantizó que el proceso fluyera a su favor. Aparecieron votando clubes y organizaciones fantasmas; otros clubes y organizaciones les negaron participación en el proceso, alegando estar al margen de la Ley; el Instituto Nacional del Deporte (IND) cerró los registros para su legalización. El abuso de poder fue avasallante; es decir, se pagaron y se dieron los vueltos.

Lo dijo Richard: “González fue el primer candidato de la plancha opositora en 1986 cuando Rafael Esquivel iniciaba su autoridad. En ese entonces la plancha bufón, la plancha del circo, como le decimos, fue integrada por este señor. En la actualidad los papeles cambiaron; ahora él se encarga de dirigir la orquesta, y Carrasco y Cabrujas fueron los que se presentaron para hacer el papel de bufones en esta comparsa electoral”.

Lo cierto del caso es que luego de las elecciones, el brindis de los favorecidos en el “proceso”, y el festín por la victoria, el fútbol seguirá su curso en medio del caos, la desazón, a la espera que llegue algún Mesías y cambie una situación que a todas luces parece heredada y sigue el patrón de los que desde hace casi dos decenios dirigen por caminos equivocados al país.

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions