DLA Columnas | 20/08/2017 | 2:00 am
20 de agosto de 2017 20º domingo durante el año

Por: Pbro. Tomás Fernando Espinosa Aguilar

Color: Verde Ciclo A

Primera Lectura Is 56, 1. 6-7

Lectura del libro de Isaías.

Así habla el Señor: “Observen el derecho y practiquen la justicia, porque muy pronto llegará mi salvación y ya está por revelarse mi justicia. Y a los hijos de una tierra extranjera que se han unido al Señor para servirlo, para amar el nombre del Señor y para ser sus servidores, a todos los que observen el sábado sin profanarlo y se mantengan firmes en mi alianza, yo los conduciré hasta mi santa montaña y los colmaré de alegría en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptados sobre mi altar, porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos”.

Palabra de Dios.

A. Te alabamos, Señor

SALMO Sal 66, 2-3. 5-6. 8

R. ¡Que los pueblos te den gracias, Señor!

El Señor tenga piedad y nos bendiga, haga brillar su rostro sobre nosotros, para que en la tierra se reconozca su dominio, y su victoria entre las naciones. R.

Que canten de alegría las naciones, porque gobiernas a los pueblos con justicia y guías a las naciones de la tierra. R.

¡Que los pueblos te den gracias, Señor, que todos los pueblos te den gracias! Que Dios nos bendiga, y lo teman todos los confines de la tierra. R.

Segunda lectura Rom 11, 13-15. 29-32

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: A ustedes, que son de origen pagano, les aseguro que, en mi condición de apóstol de los paganos, hago honor a mi ministerio provocando los celos de mis hermanos de raza, con la esperanza de salvar a algunos de ellos. Porque, si la exclusión de Israel trajo consigo la reconciliación del mundo, su reintegración, ¿no será un retorno a la vida? Porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables. En efecto, ustedes antes desobedecieron a Dios, pero ahora, a causa de la desobediencia de ellos, han alcanzado misericordia. De la misma manera, ahora que ustedes han alcanzado misericordia, ellos se niegan a obedecer a Dios. Pero esto es para que ahora ellos también alcancen misericordia. Porque Dios sometió a todos a la desobediencia, para tener misericordia de todos.

Palabra de Dios.

A. Te alabamos, Señor.

EVANGELIO Mt 15, 21-28

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús partió de Genesaret y se retiró al país de Tiro y de Sidón. Entonces una mujer cananea, que procedía de esa región, comenzó a gritar: “¡Señor, Hijo de David, ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio”. Pero él no le respondió nada. Sus discípulos se acercaron y le pidieron: “Señor, atiéndela, porque nos persigue con sus gritos”. Jesús respondió: “Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel”. Pero la mujer fue a postrarse ante él y le dijo: “¡Señor, socórreme!”. Jesús le dijo: “No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros”. Ella respondió: “¡Y sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!”. Entonces Jesús le dijo: “Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!”. Y en ese momento, su hija quedó sana.

Palabra del Señor.

A. Gloria a ti, Señor Jesús

Reflexión

Pbro. Tomás Fernando Espinosa Aguilar

El evangelio de este domingo nos enseña que detrás de cada milagro hay un camino de fe. “Señor socórreme” palabras llenas de fe y esperanza, confiados en que solo Jesús podía salvar a la mujer cananea y la salvó. Cuánta fe, cuánta esperanza, sin desfallecer. Pidamos hoy a Dios Nuestro Señor que aumente nuestra fe, tengamos confianza y desde el corazón alcemos nuestra mirada y aclamemos “Señor ten misericordia de nosotros y del mundo entero”. Podemos preguntarnos ¿Qué es un camino de fe?  El camino de fe es un camino concreto, donde Jesús nos prepara, nos fortalece, para contemplar un horizonte de esperanza, prepara nuestro corazón para amar y permanecer con él. Todo el camino de nuestra vida es un camino de preparación, hasta escuchar las palabras de Jesús a la mujer cananea en el episodio del evangelio de hoy “Que grande es tu fe, que se cumpla lo que deseas”. Cuanto nos llena de esperanza sus palabras, palabras de perdón, de amor, no de condena. Y cuando alguno le pide con fe, amor y humildad, Jesús no deja de atender nuestra petición, pues la gracia de Dios es abundante, y siempre nos da más. Un milagro con un camino de fe a la espalda. Caminar en la fe también significa seguir a Jesús, el es la vía, el es el camino, caminar en la fe es escuchar a Jesús y dejarse guiar por sus palabras, tener los mismos sentimientos y actitudes, humildad, misericordia, cercanía y amor. Es este el camino, el camino de fe que nos salva. Hermanos todos estamos llamados a crecer en la fe, a abrir nuestro corazón, a convertirnos y recibir el don de Dios, a confiar y decirle “Señor aumenta nuestra fe, ayúdanos a encontrarte, a encontrar el camino”. Pidamos a la Santísima Virgen María modelo de fe y esperanza, nos enseñe a caminar como ella con fortaleza y confianza por el camino de la fe, que nos llevara al encuentro con su hijo Jesús. ¡Feliz domingo día del Señor! 

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions