DLA Columnas | 15/07/2017 | 1:00 am
El plebiscito de la victoria

Por: Héctor Díaz

Mañana domingo 16 de julio el pueblo venezolano está siendo convocado a un plebiscito o consulta popular en las plazas públicas, allí tendremos la gran oportunidad de expresar el rechazo abierto al aborto jurídico de la constituyente, pero también, expresaremos el voto de confianza para que los factores democráticos asuman el desplazamiento del actual régimen y rescaten la institucionalidad constitucional. La consulta popular reviste mucha importancia ya que a partir de esta fecha el pueblo venezolano, de conformidad con los artículos 70 y 71 de nuestra Constitución la cual establece los medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía; la misma es de carácter vinculante y el referendo popular cuando la materia especial es de trascendencia nacional y amerita la opinión de cada uno de los ciudadanos.

Al analizar los resultados electorales de las presidenciales entre Henrique Capriles y el actual presidente, que allí la diferencia fue de doscientos veintitrés mil quinientos noventa y nueve votos, obteniendo un porcentaje de 66.07%, con todas las trampas del gobierno, su capacidad de comprar conciencia y el derroche de recursos del estado colocado todo al servicio del partido de gobierno; pero un año después de las presidenciales, vamos a las elecciones parlamentarias y los factores democráticos logran ciento doce parlamentarios y por primera vez en la historia que una organización alcanza las tres cuartas partes del cuerpo legislativo nacional, convirtiéndose la misma, en una rotunda paliza al régimen que apenas logró cincuenta y cinco parlamentarios con un porcentaje de 32.93% y de paso, cuando la crisis no se había acentuado en los extremos como la actual. Eso significa que la consulta popular del 16 de julio lo que viene es la desaparición orgánica de una organización que no le ha dado la gana de entender el declive total que vienen sufriendo en los procesos electorales, los altos niveles de rechazo y su ingobernabilidad sobre el país.

El llamado aborto jurídico de la constituyente no es más que una tabla de salvación en medio de un naufragio, es el último recurso estratégico ya que se les acabó la capacidad de maniobra, al tratar de salir al mejor estilo de Vicente Emparan cuando expresó en el cabildo caraqueño el 19 de abril de 1810: ¡Pues yo tampoco quiero mando! El gobierno de Maduro-Psuv está consciente que su popularidad se encuentra por el 10% y el rechazo de la población ronda más del 90% así como, sus políticas económicas y sociales hoy mantienen al país en la más espantosa crisis, aunado a los niveles de escándalos y corrupción más grande que se haya conocido en la historia contemporánea; sus cuadros dirigenciales totalmente divididos por estar en desacuerdos con el llamado a la constituyente, el caso de sus seis diputados que ya fijaron posición pública de rechazo, el llamado polo patriótico que marcó distancia de Miraflores y la posición firme y contundente de la Dra. Luisa Ortega Díaz, fiscal general de la república, quien, abiertamente, reta al Tribunal Supremo de Justicia al desconocer sus decisiones ya que el mismo fue nombrado ilegalmente. Este cuadro interno de las fichas del partido de gobierno lo coloca en estado de indefensión frente a un pueblo que lleva cien días de protesta en las calles, más de noventa muertos y víctimas de los cuerpos de seguridad, violación de los derechos humanos, una hambruna que azota al país, una crisis del circulante donde no saben ni qué hacer con el billete de cien, un espiral inflacionario que se chupa todos los aumentos de salarios, una inseguridad galopante y una escasez de productos que llega al límite de la pobreza extrema.

Ese es el panorama sombrío que arropa la geografía venezolana y la triste historia de un gobierno que baja a velocidad vertiginosa al abismo y por eso tenemos el 16 de julio la consulta popular para darle la estocada final y poner sus maletas más allá de nuestras fronteras, ya que con nuestra opinión, expresada constitucionalmente, le estaremos haciendo el vuelo directo y sin retorno. Bienvenida la democracia y la libertad.

[email protected]

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions