Inicio
LA GERENCIA ECOLÓGICA: UNA HERRAMIENTA DE VIDA Imprimir E-Mail
escrito por (*) Carlos E. Unshelm Báez   
domingo, 09 de noviembre de 2008
El presente escrito, en forma de ensayo, fue realizado por las Alumnas Ivonne Quintero (17664584) y Patricia Molina Rizo (11165400), de la Cátedra de Educación Ambiental, que dicto en el Instituto Universitario de Tecnología "Antonio José de Sucre".

La gerencia representa para el ser humano una forma de mantener la organización específica de una labor, teniendo en cuenta que se desarrollan diferentes procesos en nuestra vida cotidiana, podríamos considerar que existen diferentes tipos de gerencia, siendo quizás la más importante la que se encarga de la organización y el correcto aprovechamiento de nuestro entorno, ésta es la gerencia ambiental. Sabemos, gracias a la Historia, que desde el principio el Hombre ha realizado formas de organizarse y aprovechar los recursos de nuestro planeta, unas veces más primitivas que otras pero siempre con la búsqueda del mantenimiento de cada espacio, explotando todo su potencial sin empobrecerlo; en la medida en que nuestra civilización ha ido avanzando a nivel tecnológico, demográfico y cultural, el gerenciar los recursos y el ambiente se ha vuelto mucho más complicado, de ahí el surgimiento en cada periodo de políticas para lograr ésta cada vez más complicada labor del sostenimiento hombre - ambiente. Al hablar de ambiente no nos referimos solamente al medio natural que nos rodea, entiéndase biodiversidad y ecosistema, sino que también nos referimos al ambiente laboral del ser humano, en donde se desenvuelve, pues las implicaciones de la organización abarcan niveles totales en la vida humana, por lo tanto, se desarrollaron diversas teorías que en el principio, como en el caso de la teoría administrativa clásica, que evolucionó desde las formas primitivas y dominó buena parte de nuestra historia, se basaba prácticamente en las mejoras en el ambiente de trabajo humano, con la idea de maximizar la producción aprovechando el espacio, el tiempo y el recurso humano, pero se despreciaba la calidad de vida y el impacto ecológico, en otras palabras, la base de esta teoría descuidaba al máximo sus principales fuentes de recursos y utilidad, porque parecían, en apariencia, inagotables e inalterables en el tiempo. Ahora, en un mundo sumamente globalizado, pero al mismo tiempo contaminado, y teniendo las últimas generaciones el conocimiento suficiente como para estar convencidos de que los recursos naturales se pueden agotar en detrimento de nuestra propia calidad de vida, e incluso de nuestra existencia, es que se han desarrollado diversas formas de lograr un equilibrio ambiental - hombre; es así como surge la gestión ambiental, que no es más que el conjunto de actividades, mecanismos y políticas dirigidas a garantizar el uso racional de los recursos naturales, y la evaluación constante del impacto ecológico que nuestro desarrollo económico ejerce sobre nuestro planeta.

Nuestros gobiernos han desarrollado normativas e incluso leyes, dirigidas a impulsar planes de desarrollo ecológico, teniendo en consideración la planificación ambiental, cuyos objetivos principales son verificar los proyectos productivos que se desarrollen en un futuro cercano, sean de carácter público o privado, teniendo en consideración las políticas organizacionales de los entes involucrados, así como también fortalecer la capacidad de manejo ambiental en el país. Para garantizar el éxito de las gestiones ambientales en los Estados, es necesario conocer la importancia que tienen los recursos dados por el ambiente y también su durabilidad y mejor aprovechamiento en cada proceso cotidiano, esto es lo que se conoce como valoración económico-ambiental, ahora bien, ¿podríamos afirmar que la valoración ambiental es simplemente conocimiento del valor del recurso?, de ninguna manera pues existen diferentes formas de realizarlo, una de las más utilizadas es la valoración de costes, que implica conocer el costo que tiene reponer a su estado original los activos afectados negativamente por un cambio en la calidad de un recurso, este sistema es aplicado muchas veces al momento de la construcción de un complejo industrial, puesto que deberán calcularse los costes por el uso de aguas provenientes de afluentes, como ríos cercanos o aguas de pozo profundo, y cómo tratarlas para devolverlas al ecosistema sin causar un daño, obviamente esto es el deber ser, mas no representa el común denominador en este tipo de proyectos; el otro método es el de la valoración basado en la función de producción que es casi igual a la anterior aunque con la diferencia de que la persona o empresa afectada reacciona libremente ante el cambio producido, si bien representa un menor control del impacto "teóricamente" hablando, si es más positivo pues los análisis de los procesos ayudan a equilibrar la relación recurso - empresa, la mayoría de la empresas privadas utilizan este método, realizando análisis exhaustivos para poder elegir la combinación de recursos ambientales y bienes que se desee. También existen valoraciones en función del disfrute de los recursos ambientales como en el caso de el aprovechamiento turístico que en algunos casos se le denomina método de precios hedónicos, pues la realidad es que el bien privado encierra el uso del recurso ambiental para un beneficio meramente de lujo, a manera de ejemplo podríamos hablar de los viajes a islas exóticas para la observación de la naturaleza.

Sería el ideal que cada Estado conociendo sus recursos y realizando una buena gestión, viviera en armonía perfecta con sus vecinos, pero eso, en nuestro mundo, no es el caso, existen, para variar, conflictos ambientales que se derivan de diversas causas: la mala gestión de los gobiernos de turno, una falta de conciencia del impacto en los vecinos fronterizos al momento de realizar algún proyecto de notable envergadura (ejemplo de la empresa papelera que se construye en las adyacencias del río de la Plata en el lado uruguayo y que la Argentina considera de efectos negativos) y en fin, quizás el ansia de la mayor productividad en las empresas sin control por la inexistencia de una legislación sólida. Todo esto ocurre actualmente, aunque existen ahora organismos que velan por la llamada seguridad ambiental, tratando por los medios gubernamentales regulares e irregulares, de hacer los correctivos al momento de observar este tipo de abusos. Si no se tiene una conciencia referida a la gestión ambiental, muy poco es lo que podría hacerse. No se debe, por lo tanto, despreciar la herramienta que representa nuestra supervivencia y la de nuestras generaciones.

Profesor titular: Ecología y Ambiente, Educación Ambiental y de Higiene, Seguridad y Ambiente. ( Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla )

 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana