Cultivar lechosa es un negocio productivo en Venezuela Imprimir E-Mail
escrito por ESPECIAL DLA   
jueves, 03 de mayo de 2007

Jorge Augusto Rodríguez/DLA

Con el fin de que los agricultores, viveristas y personal técnico hagan uso eficiente de las semillas de lechosa, logren detectar y corregir los problemas que se presentan en semilleros, se dictó una charla de capacitación técnica sobre "calidad de semillas, manejo de vivero y fertirrigación en el cultivo de lechosa".

Image
El Ing. Roberto García, director comercial de Semillas del Caribe - México
La charla fue dirigida por el Ing. Roberto García, director comercial de Semillas del Caribe - México, empresa dedicada a la producción y desarrollo de nuevos materiales de papaya o lechosa, por medio de la investigación y el mejoramiento genético, a productores y cooperativistas de la población de Quibor, estado Lara.

Por su parte, la Ing. Zulay Gómez, gerente de semillas de Agroisleña, indicó que el propósito de la actividad auspiciada por la empresa fue brindar herramientas en la búsqueda de métodos o vías que sirvan de ayuda para los agricultores y relacionados con la empresa, en referencia a la lechosa.

En cuanto a la charla, explicaron los ingenieros, que la importancia de que una empresa como "Semillas del Caribe" produzca semillas que permiten adaptación del cultivo a diferentes ambientes, así como la excelente genética de la misma, junto a la asesoría técnica por parte del distribuidor exclusivo en Venezuela, contribuirá a la obtención de mejores rendimientos de frutas de calidad adaptadas a las nuevas tendencias del mercado de papayas en la zona. 

Según el experto, uno de los motivos para invertir en el cultivo de la lechosa es la rentabilidad, ya que según los cálculos, en Venezuela, con una inversión entre 25 y 30 millones de bolívares se obtiene una productividad de aproximadamente 90 a 120 mil kilos de la fruta.

Expresó la Ing. Gómez que en la zona baja del estado Trujillo, específicamente en el sector La Ceiba, el rendimiento de una hectárea con inversión de 25 millones de bolívares, en 18 meses de cultivo o 12 meses de cosecha, y que produce un promedio de 90 a 120 mil kilos aun cuando se tienen casos en los que la productividad ha sido de 150 mil kilos.

Agregó la ingeniero que los precios en el mercado de una fruta de primera calidad, es decir, de buen tamaño, uniforme y sin presencia de pintas, oscila en mil 200 bolívares por kilo; mientras que el producto de segunda está en 900 bolívares, de allí la rentabilidad de los cultivos.

En cuanto a los cuidados de las plántulas tanto en viveros en cielo abierto, explicó García, que los mismos deben ser desde el origen de la semillas, la cual debe ser garantizada y con alta calidad genética, acompañada de un óptimo manejo agronómico de plagas, enfermedades y la nutrición; sin embargo, agregó que los cuidados en los primeros seis meses son esenciales para la planta, ya que es la fase de crecimiento y desarrollo y en esta etapa están propensas al ataque de plagas y a la presencia de virus que pueden afectar su crecimiento y la productividad de la misma.

Asimismo, aseguró el experto mexicano, que en cuanto a los viveros  lo más importante es crear una mata fuerte y vigorosa que una vez llevada a campo pueda desarrollar en plenitud su follaje, las raíces y el tallo gruesos y que no excedan en el tiempo de 45 días, porque en ese caso la bandeja de propagación no le suministrará los nutrientes necesarios para un avance sano de la planta. También recomienda a los viveristas y agricultores que tengan en cuenta las buenas prácticas en el campo para garantizar control de plagas y rendimiento de los árboles.

 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana



Powered By PageCache